Feria de Murcia 2016 Gastronomia

Paparajotes: La experiencia más dulce de Murcia

En los meses más calurosos del año puedes escuchar por las calles de la región a un murciano decir: ¡me va a dar un paparajote! Pero en esta ocasión no vamos a hablar de las peculiaridades de nuestro clima, sino de la faceta más dulce de la gastronomía murciana, los paparajotes. Exacto, esa palabra que tanto cuesta articular a los foráneos da nombre al postre más representativo de la ciudad. Su dilatada tradición sólo es comparable con su exclusivo sabor. Los auténticos son murcianos, pero con una buena receta como la que te presentamos a continuación vas a poder disfrutar de este manjar en cualquier parte.

Pero antes…pongámonos en antecedentes ¿Qué es el Paparajote murciano?

Si te preguntas “¿Qué es el paparajote murciano?” te diremos que el Paparajote es un dulce típico de la huerta de Murcia es sencillamente una hoja de limonero recubierta de una masa de harina y huevo frita sobre la que se espolvorea azúcar y canela. Lo introdujeron los judíos de origen árabe (sefardíes), expertos en “postres de sartén”, que poblaban la península en el siglo XV y cayó en herencia de hacendados y campesinos que supieron dar buena cuenta de aquél durante los siglos posteriores.

La accesibilidad a sus ingredientes, geográfica y económicamente hablando, ha hecho posible que los paparajotes sigan siendo los protagonistas de las mesas murcianas. Y no sólo durante las famosas Fiestas de Primavera, Fiestas de septiembre de Murcia o la Semana Santa; por supuesto en las barracas vas a encontrar los genuinos. En Murcia los comemos de un extremo al otro del año. Quizá porque son tan gustosos y sencillos de hacer. Te lo mostramos en un periquete.

Paparajote murciano receta
Foto: Vidasaludable_sisepuede

Como se hace un paparajote murciano, un postre al alcance de todos

Con algunos ingredientes básicos cualquiera está listo para cocinar paparajotes. Estas serían las cantidades para 4 personas:

  • Harina de trigo (600 g)
  • 1 vaso de agua (200 ml)
  • 1 vaso de leche (200 ml)
  • Ralladura de 1 limón verde
  • Azúcar (200g)
  • Canela
  • 3 huevos
  • Hojas de limonero (ni demasiado tiernas ni demasiado duras, de color verde clarito)
  • Aceite de oliva

Preparar este postre murciano es más fácil que pronunciarlo. Mientras calientas la leche un poquito, separa las claras de huevo de las yemas y monta las primeras a punto de nieve.

Resérvalas, y en un bol mezcla la leche con el agua y las yemas. Remuévelas y ve añadiendo la harina poco a poco. Cuando la masa quede homogénea, añade las claras montadas, la ralladura de limón, unos 50g de azúcar y canela al gusto.

Al tiempo que le das un meneo a la masa, ve calentando aceite abundante en una sartén. Cuando esté bien calentico, coge las hojas de limonero por el rabo, empápalas en la masa, y directas al fuego.

Una vez que la masa coja un color tostadito, sácalas y espolvoréalas con una mezcla realizada con el resto del azúcar y más canela.

paparajotes-feriaEl mejor momento para comer estos ricos paparajotes murcianos es cuando están recién hechos porque la masa quedará crujiente por fuera y más blandita por dentro.

Sírvelos en una fuente adornada con flores de limonero y acompáñalos con vino dulce o mistela, café de puchero, licor de hierbas, chocolate… esto queda a tu entera elección (hay quien los toma con mermelada, flambeados con licor, e incluso puedes encontrarlos con Mujjól Shikrán Rojo).

Puedes variar la receta si eres vegano utilizando leche de soja y omitiendo los huevos. Si te conviertes en un experto en paparajotes, puedes probar a lanzarte con la tarta de paparajotes de Juan Lax o con el helado de paparajote.

tarta de paparajotes
Por Juan Lax

Por cierto, comerlos también es una proeza. Ningún murciano caerá en el desacierto de morder la hoja de limonero, pero ¡ay del forastero que se disponga a probarlo por primera vez junto a un murcianico con ganas de cachondeo! Probablemente no te dirá que la hoja no se come. Simplemente muerde la masa sin ser ansioso y arrástrala hasta tu boca con los labios dejando atrás aquella materia prima que le ha conferido su perfume. ¡Buen provecho!

La mejor receta del paparajote murciano, el auténtico paparajote

Como veremos a continuación, el auténtico paparajote murciano tiene que ser elaborado con hojas de limonero murciano, y si buscas la mejor receta del paparajote, la receta más tradicional, la tiene y la elabora la bisabuela de la Arboleja, que consigue la auténtica esencia del paparajote, ese que te hace subir a los altares del paladar.

Paparajote murciano, la razón de su éxito

No cuesta imaginar por qué los paparajotes han quedado entre los primeros platos que en el mes de agosto competían por ser una de las 7 Maravillas Gastronómicas de España. Su ingrediente principal, la hoja de limonero –que no la masa, aunque sea esta la que se degusta–, es exquisita. ¡Pero ha de ser de limonero murciano!, al que sólo se le asemeja la variedad de Sorrento (Nápoles), con la que se elabora el Limoncello.

Las pruebas lo demuestran: afamados cocteleros como Joaquín Fernández (bar Dickens, San Sebastián), Javier Muelas o Diego Cabrera emplean limones murcianos para elaborar sus gin-tonics. ¡Hasta Juan Mari Arzak pide hojas de limonero al Rincón de Pepe para aromatizar sus obras culinarias!

No te confundas de Paparajote

Paparajote de oro
Foto. Murcia Visual

Aunque fonéticamente suenan parecido, los paparajotes murcianos no son similares ni a los “papajotes” propios de Jaén –más cercanos a los tradicionales buñuelos–, ni a los “paparotes” catalanes.

Tampoco son análogos a los “crespillos” aragoneses, hechos con hojas de borraja, o a los “lemon fritters” anglosajones. Sobre todo, no deben confundirse con los “paparajotes totaneros”, que son salados y nada tienen que ver con esta acaramelada delicia.

Por curioso que parezca, únicamente podrás encontrar un hermano gemelo de los paparajotes murcianos en las “follas de limón” típicas del carnaval gallego y en el municipio granadino de Cuevas del Campo. Sí, ¡cualquiera lo diría! Sin ánimo de entrar en disputas por la autoctonía de este postre, mi recomendación es que no dejes de probarlo en Murcia.

Es una de nuestras más preciadas joyas gastronómicas, y el maestro Guillermo Sánchez lo ha tomado al pie de la letra con sus “paparajotes de oro”. Pero cuidado: ¡de estos últimos no se come nada!

Esperamos que te haya gustado esta oda al paparajote y si es así, dale a compartir más abajo, ya que eso nos ayudará a seguir haciendo contenidos como este.

Fuente foto de portada: Pues Toma dos Tazas (Instagram)

 

Sobre el autor

Me Encanta Murcia

3 Comentarios

Click para comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *