Especiales

¡NOS VAMOS DE VACACIONES! DE MURCIA A BARCELONA

Barcelona es uno de los destinos preferidos de los murcianos. Lo tiene todo: una arquitectura espectacular, museos, tiendas de marcas que no encontramos en casa, buena comida (aunque se encuentren a faltar las tapas gratis… ¡la pela es la pela!), y el Mar Mediterraneo con sus playitas y puerto.

Y además las dos ciudades están muy bien comunicadas. La distancia de Murcia a Barcelona son menos de 600km y tienes múltiples opciones para cubrirlos a tu aire.

De Murcia a Barcelona en tren

El tren es la forma favorita de los murcianos para llegar a Barcelona. No es de extrañar: el precio es muy asequible y es un medio de transporte cómodo y bastante fiable (bueno, ya sabemos como es la Renfe…).

Lo más rápido son los trenes Intercity, que conectan Murcia y Barcelona en unas 8 horas, pasando por Elche, Alicante, Valencia, Castellón y Tarragona (por no mencionar las paradas en poblaciones menos importantes), antes de llegar a Barcelona-Sants. El precio del tren Murcia-Barcelona sólo de ida es de unos 45€ en turista.

El AVE sale aproximadamente el doble de caro y encima hay que hacer transbordo en Madrid-Puerta de Atocha para cambiar del Alvia que sale de Murcia al Ave que lleva a Barcelona. Así que lo que es un tiempo total dentro del tren de cinco horas y media, se acaba convirtiendo en unas 7 horas de viaje. Una más que con el Intercity. O sea que a no ser que tengas algo que hacer en la capital, no vale la pena.

Por cierto, que Google Maps también da la opción de irse hasta Alicante a pillar el Euromed. Al parecer es 40 minutos más rápido que coger el Intercity desde Murcia pero… Google: ¿No crees que hay que estar muy desesperado para hacer eso? ¿Tanta prisa tienes?

Vuelos de Murcia a Barcelona

A pesar de que a los murcianos nos iría de perlas, no es fácil encontrar vuelos directos entre las dos ciudades. El Aeropuerto Internacional Región de Murcia tiene poco tráfico y aunque en temporada alta a veces Vueling puede poner alguno, pillarse un avión de Ryanair y hacer transbordo no es el mejor plan.

La alternativa es hacerse 50 minutos de carretera hasta el aeropuerto de Alicante. Allí Vueling sí que mantiene vuelos todo el año, con un precio de unos 120€ ida y vuelta. El vuelo dura una hora y diez minutos. Claro que si lo que os gusta es estar en el avión porque da sensación de más vacaciones, Air Europa ofrece la opción Alicante-Palma-Barcelona, que según el tiempo entre escalas dura de 2 horas 40 minutos a 4 horas 10 minutos… ¡y cuesta menos de 50€ hora y vuelta! ¡Para pensárselo!

Ruta Murcia-Barcelona en coche

Como decía el anuncio… ¿te gusta conducir? Porque si es así, ir de Murcia a Barcelona en coche es más rápido que en tren.

La ruta con peajes es casi directa por la AP-7. Sólo tienes que cambiar a la C-32 pasado Roda de Berà, y te plantas en Barcelona en algo menos de 6 horas. Son sólo unos 26€ de peajes (ida y vuelta), pero si sumas la gasolina el viaje te sale por unos 60€. Así que ya sabes… compartir es poder!

El coste de los peajes no es mucho, pero hay situaciones en las que no queremos pagarlo. La ruta de entre Murcia y Barcelona sin peajes es también muy fácil. Se va por la AP-7 hasta justo antes de Altafulla, y allí pasamos a la N-340. Te puedes quedar en ella si te interesa entrar a Barcelona por la Diagonal, pero es un poco más largo. Si vas a lo rápido (y te gustan las vistas al mar), salta a la C-31 a la altura de El Vendrell.

Por cierto, si vas a Barcelona en coche desde Murcia recuerda que aparcar te va a salir por un ojo de la cara. Estos últimos años casi toda la ciudad se ha convertido en zona verde, y casi te saldrá más barato dejar el coche en el parking del hotel (aunque también sea caro).

De Murcia a Barcelona en bus

¿Ni coche ni pasta para el tren o el avión? Entonces lo tuyo es el bus. Alsa tiene autobuses directos a Barcelona y al Aeropuerto del Prat desde la estación de autobuses de Murcia. El trayecto dura mínimo 9 horas (hasta once y media, si no es un bus directo y hay que hacer transbordo). El precio es de unos 50€ sólo ida, aunque puedes encontrar ofertas por casi la mitad.

¿Y qué haces una vez llegas a Barcelona?

¡No pierdas el tiempo porque la ciudad no te la acabas en un fin de semana! Lo mejor es llegar con un plan más o menos organizado para aprovechar lo máximo tu estancia. Suele ser buena idea empezar por el casco viejo, Ciutat Vella, y a partir de allí ir ampliando el círculo. Un paseíto por la Rambla, entrando quizás en el mercado de la Boqueria, y de ahí aventurarse por alguna callejuela en dirección al Barrio Gótico nunca falla. Reconocerás que has llegado porque te encontrarás de golpe con la Catedral de Santa Eulalia: el Barrio Gótico es la zona a su alrededor, con sus patios y placitas medievales.

Si tienes más de un día, aprovecha para pasear por el Born, el barrio de al lado, y quizás visitar el Museo Picasso. Pero sino sigue hacia el Paseo de Gracia para encontrarte con los edificios de Gaudí. Las entradas de Casa Batllo y Casa Mila (también llamada Pedrera) son bastante caras, así que si tienes el presupuesto ajustado, por ahora reservalo.

Las otras dos obras maestras de Gaudí son el Park Guell y la Sagrada Familia. Y si hay un lugar al que tienes que entrar y no valen excusas, es esta última. Si desde fuera ya impresiona, lo que te vas a encontrar dentro ni te lo imaginas. No has visto nunca ninguna iglesia que se le parezca. Qué digo yo, NADA que se le parezca. Y no sólo por su belleza, sino también por la historia y los prodigios de la ingeniería que esconde. Intenta llegar pasado el mediodía solar: los colores de las vidrieras con la luz del sol que va de bajada son algo difícil de olvidar.

Hay dos zonas turísticas más en Barcelona: la fachada marítima y la montaña de Montjuic. Yo suelo recomendar dejar la fachada marítima para la hora de la cena. Cenar cerca del mar, y después aprovechar para pasear y hacer bajar la comida.

En cuanto a Montjuic, si tienes un par de días en la ciudad puedes dedicar medio día a pasear por sus parques, museos e instalaciones olímpicas. Si no, mira si por casualidad tu única noche en Barcelona coincide con el espectáculo de la Font Mágica. Si sí, es una buena razón para dejarse caer por la zona. Si no, déja Montjuic para otra ocasión.

Por cierto, el Camp Nou del FC Barcelona está entre las zonas de Les Corts y Pedralbes. No hay mucho más que hacer por allí, así que si decides ir a visitarlo cuenta con pasarte medio día entre ir, visitar y regresar al centro. El estadio de RC Español ya ni te digo: está en las afueras, en Cornellá de Llobregat.

¿Te parece complicado organizar tu visita? ¿Eres de los que prefieren que le lleven en lugar de organizar? En Barcelona hay muchas agencias que organizan tours. Lo que muchos españoles no saben es que además de los típicos tours de “rebaño de turistas”, con un poco de presupuesto puedes tener un guía sólo para ti y los tuyos. Un tour privado es un servicio de lujo que da mil vueltas a cualquier otro tour porque se adapta a ti y a tus intereses como un guante. Si te pica la curiosidad, dale una ojeada a la web de ForeverBarcelona: son especialistas. Sus tours pican un poco, pero la experiencia vale la pena. Nuestro preferido es su tour premium de Sagrada Familia sin colas. Te sentirás como un verdadero VIP y te contarán cosas que no salen en las guías de viajes. Regresarás con ganas de volver de Murcia a Barcelona!

Sobre el autor

meenca

Añadir comentario

Click para comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.