Agenda y eventos Especiales Lorca Lugares a visitar Ocio y eventos

Lorca, una Semana Santa singular

La Semana Santa de Lorca es sin duda una de las más singulares de España. Llama la atención de los foráneos por la espectacular puesta en escena, por los colores de sus bordados excepcionales, por las caballerías que se utilizan y, cómo no, por la devoción que mueve a toda la ciudad a salir a las calles.

El origen de las procesiones de Semana Santa lorquinas se encuentra documentado en el siglo XVI. Sin embargo, no es hasta el siglo XIX, concretamente en 1885, cuando se inicia el nuevo modelo que ha llegado a nuestros días y la ha convertido en una Semana Santa única.

Ese año procesionó por primera vez un grupo de 30 personas recordando la entrada de Jesús en Jerusalén. Fueron los nazarenos del Paso Blanco los que lo hicieron, y ya el año siguiente se añadió un grupo del Antiguo Testamento. Así, poco a poco, se fueron sumando escenas y momentos bíblicos. Siempre, eso sí, relacionadas con las profecías que anunciaban años atrás el advenimiento de Jesús.

Los dos elementos más singulares, junto con las representaciones de escenas bíblicas, también surgen a finales del siglo XIX: las caballerías y los bordados.

El Paso Blanco y el Paso Azul serán los mayores exponentes del bordado sobre seda que portarán los figurantes y representarán temas mitológicos, de historia o escatológicos, alusivos a las visiones del Apocalipsis.

Todo este esfuerzo innovador tan original se ha visto recompensado con la declaración de Interés Turístico Internacional en 2007 para la Semana Santa lorquina. Tan excepcional manifestación de religiosidad, con elementos culturales y de arte, no podía ser ignorada.

Asimismo el conjunto de Bordados del Paso Azul y del Paso Blanco han sido declarados Bien de Interés Cultural; en el año 2014 también se nombró BIC a la Tradición del Bordado Lorquino, siendo los primeros tejidos que han alcanzado esta denominación y especial protección.

La Semana Santa de Lorca comienza el Viernes de Dolores a las 0:00, con la procesión de la imagen de la Virgen de los Dolores del Paso Azul. Durante todo el día tienen lugar innumerables actos religiosos, como el Vía Crucis, la Misa en honor de Nuestra Señora de los Dolores y la procesión.

La Procesión de las Palmas el Domingo de Ramos es también de gran tradición y las distintas cofradías acompañan a la titular, la del Paso Negro.

El lunes santo se exponen de manera extraordinaria los bordados del Paso Blanco y del Paso Azul. Un momento único para disfrutar de la maestría y dificultad de esta técnica.

La bajada penitencial del Cristo de la Misericordia, con interpretación de saetas, emociona el Martes Santo con la unión de música y luz de antorchas.

El Jueves Santo a las 11 de la mañana el Paso Encarnado invita desde la Plaza de España al resto de cofradías a la Procesión del Silencio que tiene lugar por la noche y está llena de recogimiento y devoción . Antes, hay que ver la Procesión del Perdón en la Avenida Juan Carlos I. Está presidida por el Paso Morado y tiene tronos tan impresionantes como el de la Última Cena.

Ya llegamos al Viernes Santo, cuando tiene lugar el Cortejo, el desfile Bíblico-Pasional más emblemático de la ciudad. Es el culmen de todas las procesiones y en él desfilan todas las cofradías, aunque tienen especial protagonismo el Paso Azul y el Paso Blanco.

La infantería romana o “armaos”, la caballería de Ester y Asuero, cuadrigas romanas, etc. sorprenden y dan vistosidad a un desfile que resume la Historia de la Salvación, enmarcándola en su contexto bíblico-histórico de manera singular. Las Visiones de San Juan y los Cuatro Jinetes del Apocalipsis dan el sentido último al desfile con la lucha contra el mal.

La devoción por la Virgen de la Amargura y la Virgen de los Dolores destaca sobre todo en el alma lorquina y a lo largo de todo el Cortejo.

Los estandartes, mantos y palios bordados (Bien de Interés Cultural) desfilan en el Viernes Santo dotándole de gran suntuosidad y colorido.

EL Domingo de Resurrección termina la Semana Santa con la Procesión del Resucitado por la mañana mientras que por la tarde se rinde homenaje a la Virgen de los Dolores con una Salve en agradecimiento por la protección recibida durante la Semana Santa.

Lorca sale a las calles estos días de Pasión. Sale toda ella rindiendo homenaje a su devoción, a sus tradiciones y a su cariño por una Semana Santa singular, que va mucho más allá de los habituales desfiles. Una Semana Santa, al fin y al cabo, única y que hay que conocer.

Descarga el programa completo desde aquí.

Cristina Rodríguez Gómez

 

Sobre el autor

Me Encanta Murcia

Añadir comentario

Click para comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *