Gente

Como motivar a los niños a estudiar

Hoy vamos a abordar sin duda uno de los temas que más os preocupa a los padres y que nos ha sugerido una seguidora de Me encanta Murcia.

Expresiones como “no tiene interés”, “le da todo igual”, “es una batalla diaria comenzar a hacer los deberes con él/ella”, “se distrae constantemente”, “se olvida de apuntar los deberes”, etc, son quejas habituales en mi tutoría, de los padres interesados en conocer qué tienen que hacer para mejorar esta situación.

Quiero antes de nada, decir que no tengo la varita mágica pero os proporcionaré todo lo que está a mi alcance tanto personal como profesional.Y quiero que tengáis en cuenta que no hay una respuesta única sino que existen tantas soluciones como niños hay, ya que cada uno de ellos tiene sus propias peculiaridades y circunstancias. Aún así, voy a intentar aportar algunas ideas generales que nos sirvan de guía para nuestro objetivo.

nino4

1- Conozcamos el problema.

Lo primero que debemos entender es que la falta de interés por aprender ,no es responsabilidad absoluta de la menor o mayor capacidad intelectual que tengan los nińos ,también influye la motivación que tengan hacia lo que tienen delante.Aquí viene muy bien esa frase que dice: “hace más el que quiere ,que el que puede”.

Así pues dicho esto,cuando los nińos vienen al “colé” y tienen que empezar a asumir aprendizajes, hacer unos exámenes y aprobar, sus resultados van a venir determinados por dos grandes factores:

1- Su capacidad intelectual. Es decir, su potencial de aprendizaje.

2- Su motivación para el estudio.

Por poner un ejemplo, los niños calificados como “superdotados” que se caracterizan, entre otras cosas, por un elevado potencial de aprendizaje, pueden tener fracaso escolar. Una de las causas es que su nivel de motivación se centra fuera de la escuela.Podríamos pues concluir que la motivación para el estudio es el factor de mayor peso para saber de ante mano cuàl va a ser el rendimiento escolar de un niño/a.

2.¿Qué hacemos?

a) Saber cuales son las características del niño/a.Cuando detectamos los primeros síntomas de apatía hacia el “colé” o dificultad en el aprendizaje, junto con motivarle en los deberes, deberíamos efectuar una evaluación para identificar de donde vienen estas posibles dificultades .Ya que existen nińos que aprenden más por lo visual,otros son más auditivos.Dependiendo de esa evaluación seremos capaces de darle los recursos y medios que necesita para tal aprendizaje.

b) Preguntarnos cuando empezó la desmotivación

Es repentina o es una actitud construida.Es muy diferente cuando la desmotivación ocurre en un momento determinado.El niño que baja repentinamente en sus notas puede señalarnos la intrusión de factores externos. Estos pueden ser de tipo familiar (problemas económicos, rupturas matrimoniales, etc.) pero también escolares. A veces nos encontramos con niños que son víctimas fáciles de otros compañeros o incluso algunos que deciden bajar de notas para ser mejor aceptados en el grupo. Si no somos capaces de detectar estos problemas difícilmente podremos ayudar a motivarlo.

c) ¿Estamos exigiendo algo que no hacemos nosotros?

Los niños siempre aprenden más por lo que ven en sus modelos de referencia (normalmente padres/madres) que por lo que les decís.

Esto quiere decir que si queremos motivar al nińo, debemos ser los primeros en dar ejemplo. Cómo puedo pedirle que lea un libro, que haga sus deberes, que se esfuerce, si nunca nos ha visto coger un libro y disfrutar de su lectura y además se lo pedimos tumbados en el sofá viendo la televisión. Aunque el padre pueda alegar en su defensa que él ya ha trabajado y ahora se merece un descanso, de poco servirá si queremos motivar a nuestro hijo hacia el esfuerzo. No se trata de hacer teatro sino de pedírselo con sinceridad, sentándonos con él, diciéndole lo felices que nos sentimos de poder ayudarlo y lo importante que es para nosotros verle hacer los deberes o estudiar.

Dedicarles  tiempo  a los niños es fomentar en ellos la motivación. Si como adultos no hemos sabido transmitir ilusión, pautas, objetivos, constancia y también por que no,lo que ya hablamos en el post anterior,recompensas, no estaremos en las mejores condiciones para motivar a nuestros hijos.

d) Ambiente para el estudio

Es muy importante para motivar a los niños en el estudio que tengan un espacio en una zona silenciosa y fuera sin nada que los distraiga (ruidos, ventanas a la calle, etc). Factores como una adecuada iluminación y temperatura resultan muy importantes para su adecuado rendimiento. En la medida de lo posible podemos dejar al niño que personalice su rincón de estudio según sus preferencias (colgar algún cartel, dibujo, etc.) esto le hará sentir en un lugar más próximo y personal.

e) Pautas generales

Vamos ahora a intentar dar algunas pautas generales para mejorar la motivación hacia el estudio de nuestros hijos.

arbol

 Para motivar al niño es imprescindible que perciba que puede conseguirlo y para ello necesita que nos sentemos y con el/ella y entre todos:

Establezcamos los objetivos a conseguir. Estos deben ajustarse a la realidad de la situación y las posibilidades del niño y sus circunstancias.Aconsejamos (especialmente en niños pequeños) establecer objetivos a corto plazo (mejor centrarse en el trimestre que en las notas finales del curso).Este proceso debe efectuarse con la participación activa del niño, preguntándole o dejándole opinar al respecto para que se sienta partícipe del proyecto y no un mero receptor de órdenes.Evidentemente cuanto más pequeño es el niño o peor es la situación (muchos suspensos, larga historia de fracaso escolar o desinterés, absentismo, etc.) los padres deberán asumir más el papel de toma de decisiones. Aún así recomendamos implicar al niño de una forma u otra.

Desarrollemos y apliquemos nuestro plan para conseguirlos.Una vez fijados los objetivos vamos a ver que hacemos para conseguirlo:

Marcar primero un objetivo final (aprobar todas las asignaturas del trimestre o curso –según edad-) y objetivos parciales (por ejemplo, estudiar cada semana una lección de Historia, etc.). Y después debemos estructurar y concretar paso a paso,dejando establecido como vamos a organizar los tiempos de estudio(horario), el lugar y como vamos a efectuar la supervisión,cual de los padres, familiar u otro le dará apoyo o supervisión y cómo va a hacerlo,evitando la dependencia.

frase

Algunas estrategias que nos ayudarán en el plan:

Escribirlo en un papel a modo de compromiso de todos. Tenerlo por escrito evita discusiones posteriores sobre lo que se ha pactado o no y es una forma de formalizar el compromiso.

Al empezar el curso o poner en marcha el plan cambiar un poco la habitación o lugar donde estudia el niño. Podemos incorporar una nueva luz, cambiar cosas. Esto creará en él una cierta percepción de cambio y una motivación extra.

Cuando concretemos los tiempos de estudio, tener en cuenta las características personales del niño. (Si necesita más o menos descansos).

– Un recurso que suele funcionar muy bien es que el niño,se comprometa delante de alguien importante para (padrino, tío, abuelo u otro) a llevarlo a cabo.

Debemos estar tranquilos y ser pacientes, evitar mensajes derrotistas o de desaliento cuando las cosas van mal y el nińo está cansado o no quiere. En estos casos podemos buscar una actividad que le guste al niño (jugar a cualquier cosa, dar un paseo, etc.) para cuando acabe los deberes.

Antes de recriminarle el incumplimiento del plan, hacerle ver los aspectos en los que ha avanzado positivamente, esto le dará seguridad y verá que todavía confiamos en él.

Debemos ser constantes y perseverantes pero nunca perder la calma.

frase2

f) Tener expectativas razonables

Hemos comentado ya la importancia de conocer las características del nińo y antes de plantearle metas específicas debemos conocer sus posibilidades,ya que,frecuentemente nos encontramos fracasos escolares en las aulas de nińos que se les exige demasiado a causa de un problema no identificado (dislexia, disgrafía, lateralidad cruzada, etc.). La motivación, pues, debe basarse en expectativas realistas.

No lo engañe nunca. Las expectativas que la transmita tienen que estar a la altura de lo que realmente el niño puede conseguir, nunca por encima de ellas ya que podría producir frustración y baja autoestima.

g) La escuela es importante

Cuando los padres se involucran activamente en el aprendizaje de los hijos, le están comunicando de una forma muy clara que tienen interés en ayudarle y que son importantes. Una buena manera de transmitírselo es:

Asistiendo regularmente a las reuniones del colegio. 

Estableciendo una relación adecuada con el/la profesor/a de su hijo. Hágala partícipe del plan de estudios que hemos puesto en marcha y de los objetivos y estrategias que hemos acordado.

-Si es el Niño ha presentado problemas a la hora de hacer o apuntar los deberes, intenten establecer comunicación diaria (al menos hasta que se normalice la situación) mediante la agenda escolar u otro medio.

Procuren mantener siempre una opinión positiva y colaboradora con la escuela.

Intercambien información acerca de los avances del niño. El/la profesor/amaestra puede comunicar que ha hecho bien los deberes o se ha comportado bien y en casa felicitarlo por ello.

superdotados

Bueno amigos/as espero que este post os haya servido de ayuda,y quisiera deciros que no desesperéis ,recordar que no hay cambios rápidos sino constancia y esfuerzo.Los resultados llegarán aunque cuesten.

Un saludo y hasta el próximo post.

Sobre el autor

Me Encanta Murcia

Añadir comentario

Click para comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *